.

.

13 jun. 2015

Envolvente.

Neuropol <3 p="">





18 mar. 2015

ENLACE NUEVO Apuntes de Anatomía Aplicada + Exámenes de Selectividad de Anatomía de Extremadura

Bueno, como me ha costado la vida y más encontrar apuntes de Anatomía Aplicada para Selectividad, los dejo aquí colgados (están todos juntos en formato pdf), y también una recopilación de los exámenes de Selectividad de Anatomía Aplicada de la Comunidad de Extremadura (están al final de todo el temario)

¡Espero que a alguien le sea útil!

RESUBIDO EL DÍA 13 DE OCTUBRE DE 2015!!!
Pongo varios enlaces, por si se cae alguno.


Enlace 1:   https://mega.nz/#!6YRAQLjT!wL5yJ-UvhS3P_ixTjUWPnvuKP24uPns3vNWOrHL6p3U

Enlace 2:  http://www.mediafire.com/view/w3dtkhc9a8azazo/Anatom%C3%ADa_aplicada.pdf






26 ago. 2014

Nights.

"Tu belleza corta mi aliento, mi cabeza da mil vueltas al recordarte... 
Mientras, mis pulmones buscan inhalar el más mínimo gramo de oxígeno."



3 may. 2014

Las fronteras se han hecho para ser cruzadas. Saurio

     Me ocurre por primera vez a los 14 años en una clase de Formación Cívica, me ocurre por primera vez a los 9 años arriba de una higuera, me ocurre por primera vez a los 22 años mientras me recupero de un accidente de moto que casi me cuesta la vida, me ocurre por primera vez a los 18 años al cruzar una calle, me ocurre por primera vez a los 13 años luego de mi primera paja, me ocurre por primera vez a los 84 años segundos antes de morir, me ocurre por primera vez en este preciso instante, aún no ocurre, jamás ocurre.

     Pero este descubrimiento ocurre siempre mucho después, si es que se puede hablar de después, si es que se puede hablar de mucho o poco después, si es que sólo se puede hablar secuencialmente, si es que se puede hablar, que el idioma no ayuda, no, el idioma no ayuda, no puede explicar lo que ocurre, sólo permite dar aproximaciones burdas, toscas, groseras, un pálido reflejo de un pálido reflejo de lo que ocurre, en realidad no veo al instante presente en sus múltiples variantes, no lo percibo en todas las posibles y sutiles diferencias que podrían darse, es otra cosa, es algo más potente, más inmediato, más visceral. No sé qué es o sé qué es pero no lo puedo explicar o lo puedo explicar pero no logro hacerlo comprensible porque no es comprensible, no es una experiencia que se pueda relacionar con otras pasadas ni con otras futuras, si es que se puede hablar de pasado, si es que se puede hablar de futuro
De cualquier manera, por lo general, ocurre en algún momento de mi vida. Al principio, si es que puede hablarse de principio, si es que puede hablarse de final, supuse que coincidía con alguna circunstancia decisiva, con esos "momentos-hitos", con el paso de la niñez a la pubertad, de la pubertad a la adolescencia, de la adolescencia a la juventud, de la juventud a la madurez, de la madurez a la vejez, de la vejez a la posteridad, luego, si es que puede hablarse de luego, si es que puede uno siquiera suponer continuidad, descubro que poco importa el momento en que sucede, sólo sucede y listo, de repente una nueva dimensión se abre frente a mis ojos y comienzo a ver al instante presente en sus múltiples variantes, en todas las posibles y sutiles diferencias que podrían darse, la birome milímetros más a la izquierda, milímetros más a la derecha, palomas extra en la bandada, ligeros corrimientos al rubio del cabello de la chica con quien tropiezo, puntos de más (de menos) en mi herida, diferentes crujidos de la silla al romperse. Más tarde, si es que puede hablarse de más tarde, si es que puede suponerse sólo un antes y un después, descubro que no son las múltiples y sutiles variaciones del momento presente lo que veo, tan sólo las más inmediatas, las más cercanas y si uno se aleja puede percibir cambios y permutaciones aún más notables, más sorprendentes, más inusitadas.
De cualquier manera, adoptemos al verbo ver como el que mejor describe la situación, el que mejor se aproxima, y comienzo a ver, a ver el mundo que me rodea como quien mira un estereograma, como quien mira uno de esos dibujos que si uno se queda bizco o hernia el ojo dan sensación de tridimensionalidad, claro que en mí se da una sensación de tetradimensionalidad, empiezo a ver el atrás de las cosas, a distinguir todas las combinatorias posibles del momento, supongamos que me ocurre por primera vez a los 14 años en una clase de Formación Cívica, puedo tener el libro abierto o cerrado, en la mochila, en el pupitre, en la página correcta, en la incorrecta, la birome puede estar en mi mano, en mi boca, a la izquierda, a la derecha, un poco más a la derecha, en el piso, estoy peinado, menos peinado, despeinado, a punto de estornudar, con ganas de mear, sin ganas de mear, con sed, sin ella, aun con las lagañas sin lavar, escuchando al profesor, pensando en otra cosa, pensando en otra cosa diferente, con contractura, sin contractura, con hongos en los pies, sin hongos en los pies, todas y cada una de las posibles e innumerables minucias que hacen a nuestro instante presente, todos y cada uno de esos insignificantes y significantes detalles que constituyen nuestra vida segundo a segundo, todos y cada uno de ellos combinados, manteniendo todos constantes menos uno que varía, luego variar el segundo y volver a explorar todas las mutaciones del primero y así, las infinitas (nunca son infinitas) permutaciones que podemos hacer de nuestro momento actual, todo eso comienzo a percibir, a ver, a sentirlas transcurriendo, simultáneamente, al fin y al cabo, todas ocurren en el mismo instante de tiempo, si es que podemos hablar de instante de tiempo, si es que no podemos pensar una geometría de tiempo, con punto de tiempo, línea de tiempo, plano de tiempo, cuerpo de tiempo, entonces al decir un mismo instante de tiempo a lo mejor hablamos de todos aquellos puntos que comparten la misma x de tiempo pero no la misma y, no la misma z, no la misma q, no las mismas coordenadas exactas, aún desconozco cuántas son las necesarias para describir al tiempo, quizás infinitas (nunca son infinitas), seguramente muchas más que las necesarias para describir al espacio, muchísimas más.
Con el paso del tiempo, si es que podemos hablar del paso del tiempo, si es que no podemos hablar de nuestra travesía en el tiempo, descubro que puedo ver más allá del momento presente, veo todas las infinitas (nunca son infinitas) ramificaciones que cada una de las infinitas (nunca son infinitas) posibilidades presentes tienen latentes, el profesor me descubre sin el libro en el pupitre, el profesor me descubre con el libro cerrado, el profesor me descubre con el libro abierto en la página incorrecta, el profesor no me descubre, el profesor me pregunta, no me pregunta, contesto bien, contesto mal, mi respuesta hace que mi fama de traga se acreciente, no hace que mi fama de traga se acreciente, todos ignoraron mi respuesta, todos le prestaron atención pero no les importó, el profesor me pone un 10, un 9, un 8, un 7, un 6, un 5, un 4, un 3, un 2, un 1, un 0, no me califica, me califica conceptualmente, me hace pasar al frente, no me hace pasar al frente, alguien al fondo eructa y lo distrae, alguien al fondo se tira un pedo y lo distrae, me tiro un pedo y lo distraigo, nadie emite gases, nadie se distrae, estoy distraído, no estoy distraído, estoy soñando despierto, estoy pensando qué hacer el sábado, estoy atento e interesado en el concepto de monarquía representativa, no estoy interesado en lo absoluto, así, cada una de las infinitas (nunca son infinitas) ramificaciones de dan otras infinitas (nunca son infinitas) ramificaciones, y a todas puedo seguirlas, a todas puedo recorrerlas, a todas puedo explorarlas. Lamentablemente, la exploración es corta, el viaje dura poco, si es que podemos hablar de duración, y de un chicotazo vuelvo al instante presente, espacialmente tridimensional y temporalmente lineal.
Mucho tiempo después, si es que podemos hablar de que hay tiempo después, si es que podemos hablar de que hay tiempo antes, de que hay tiempo adelante, de que hay tiempo detrás, de que hay tiempo arriba, de que hay tiempo abajo, de que hay algo llamado tiempo, comienzo a dominar la técnica, comienzo a mantenerme más tiempo, si es que se puede hablar de más tiempo, explorando, puedo ir más lejos, si es que se puede hablar de distancia en el tiempo, puedo empezar a distinguir cuáles son las ramificaciones más importantes, las más valiosas, las que realmente marcan hitos en mi vida, o que construyen el camino al hito, o que simplemente ponen en juego cosas más importantes que mínimos, nimios, fútiles detalles, comienzo a detectar esos puntos de inflexión, de bifurcación, de decisión, si hago equis entonces ocurrirá jota que implicará cu y tendré que decidir entre hache o be, pero si hago equis prima pasará zeta, luego eme y tal vez ka, dependiendo si hace ene días hice erre o no, y esto es sólo un esquema simple, absurdamente simple, en realidad nunca hay que elegir sólo entre equis y equis prima sino entre equis, equis prima, equis dos prima, equis tres prima, equis cuatro prima, equis ene prima, infinitas (nunca son infinitas) equis entre las que hay que elegir, infinitas (nunca son infinitas) decisiones cada una con su cadena de consecuencias, las cuales también se ramifican, se dividen, dando otras infinitas (nunca son infinitas) cadenas que dan otras infinitas (nunca son infinitas) cadenas que dan otras infinitas (nunca son infinitas) cadenas, una maraña imposible de desenredar, de abarcar por una mente humana. Afortunadamente, el entrenamiento permite crearse un criterio, una capacidad discriminativa, un discernimiento, y entonces comienzo a saber distinguir cuál ramal es el más conveniente, cuál implica la decisión correcta, cuál me depara mejores resultados, quizás aún, si es que se puede hablar de aún, en esta fase no alcanzo a ir muy lejos hacia el futuro, horas, días, semanas, tal vez quincenas, más tarde, si es que se puede hablar de más tarde, llegaré a ir más allá, a realmente ver el futuro, a ver todos los futuros posibles y obrar a consecuencia, mucho más tarde, si es que se puede hablar de mucho más tarde, llegaré a ver también todos los pasados posibles y asimismo obrar a consecuencia, pero todavía, si es que se puede hablar de todavía, eso no ocurre, en esta fase sólo puedo avanzar un poco hacia el futuro, unas horas, dos días, explorar las posibilidades, y luego nuevamente el chicotazo que me trae al instante presente, espacialmente tridimensional y temporalmente lineal, en el que tengo que permanecer durante el lapso que estuve afuera, si es que se puede hablar de un afuera en el tiempo, si es que se puede decir que uno está dentro del tiempo, si es que realmente se puede hablar de todo esto.
Un mayor entrenamiento permite controlar el chicotazo, frenar antes, remontar la corriente, avanzar más, retroceder, cambiar de carril, detenerse en un instante de tiempo y quedarse allí por horas, si es que se puede hablar de horas en un estado en el que el tiempo no pasa sino en el que uno pasa por el tiempo, y así llega un día, si es que se puede hablar de un día, en el que ya no hay más chicotazo, ya no hay más vuelta atrás, ya puedo ir y volver por esta supravida casi a voluntad, decidir casi a gusto dónde bajar, cuándo subir. Y todo está afectado por la palabra casi sólo porque la navegación se detiene en el momento presente, en el punto de partida, no puede ir hacia el pasado, si es que se puede hablar de pasado, o si puede está condicionado por la memoria o algo que llamaremos memoria pero es sólo la hoja de ruta de nuestro viaje en el tiempo, una línea roja que recorre el mapa marcando qué ramales decidimos, voluntaria o involuntariamente, tomar, sólo este pasado puede ser explorado y luego, si es que se puede hablar de luego, el bendito chicotazo y vuelta al presente, a ir hacia adelante, hacia el futuro, si es que se puede hablar de un futuro que está sólo adelante, si es que se puede hablar de un pasado que está sólo atrás.


Hasta que, como era de esperarse, se desarrolla la habilidad de controlar el chicotazo desde el pasado y entonces sí, comienza este estado en el que ahora, si es que se puede hablar de ahora, me encuentro, viajando a gusto hacia el pasado y hacia el futuro, o hacia mi pasado y hacia mi futuro, porque mi concepción y mis infinitas (nunca son infinitas) muertes son los límites, no hay más allá que este enorme cono de tiempo, no puedo salirme de él. Tampoco hay necesidad de salirse de él, hay mucho, demasiado para explorar, puedo probar todas y cada unas de las posibilidades de mi vida, haber tenido la palabra justa en el momento justo, haber actuado cómo debía en el momento que debía, corregir los errores cometidos, evitar cometer nuevos errores, llegar al instante de mi muerte y volver atrás, huir, escapar, probar una nueva vida, variar algún detalle, variar algunos detalles, variar varios detalles, variar muchos detalles, variar todos los detalles, no variar ningún detalle, elegir saber de esta supravida, elegir no saber de esta supravida y vivir en la ignorancia, cometer errores, tomar decisiones equivocadas, tener aciertos, hacer lo correcto, hacer lo incorrecto, hasta que suena el despertador y entonces sí, volver a recordar esta supravida, este recorrido fluido y voluntario por el cono temporal de mi vida.
En mis recorridos llega un momento, si es que podemos hablar de momentos que llegan y no que uno llega a un momento, en el que me cruzo conmigo mismo, con otro yo que viene de otra parte de este cono del tiempo, a veces son varios, a veces son demasiados, a veces parecen muy extraños, como si fueran y no fueran yo, como si proviniesen de fuera y dentro del cono, y de hecho es así, no hace falta que ellos, que yo, me lo digan, una, varias, dimensiones se abren tarde o temprano, si es que se puede hablar de tarde, si es que se puede hablar de temprano, y lo que antes era un cono es un hipercono, un área multidimensional de tiempo que se cierra en mis infinitos (nunca son infinitos) nacimientos, en mis infinitas (nunca son infinitas) concepciones, las diferentes posibilidades de haber nacido un día antes, un año después, ser abortado, tener los mismos padres, no tener los mismos padres, tener sólo a uno de ellos constante y el otro variable, tener hermanos, no tener hermanos, ser mellizo, gemelo, siamés. Es en este momento, si es que se puede hablar de este momento, que descubro o confirmo algo que en realidad intuía desde el comienzo, si es que se puede hablar de comienzo, si es que se puede hablar de final, que los conos, que los hiperconos ajenos afectan nuestros conos, nuestros hiperconos, y viceversa, y viceversa de la viceversa, y viceversa de la viceversa de la viceversa, infinitas (nunca son infinitas) viceversas, una constante e inconmensurable red de reciprocidades, de influencias, de modificaciones.
El campo entonces se amplía y uno vive vidas diferentes, muy, muy, muy diferentes, realiza turismo en su propia existencia, va de safari hasta lo más extraño de su ser, pero siempre, si es que se puede hablar de siempre, la(s) muerte(s) es el límite, la frontera que uno no puede cruzar si es que quiere seguir supraviviendo su supravida, o que uno cree que no puede cruzar si es que quiere seguir supraviviendo su supravida, que quizás la muerte, lo que la gente, el lenguaje, la experiencia constreñida a una existencia espacialmente tridimensional y temporalmente lineal llaman muerte no sea otra cosa que esta supravida a la que yo accedí antes, si es que se puede hablar de antes, si es que se puede hablar de después en esta infinita (nunca es infinita) supravida.
Habrá que ver.




15 ene. 2014

Cuando sepas de mí


Cuando sepas de mí, tú disimula. No les cuentes que me conociste, ni que estuvimos juntos, no les expliques lo que yo fui para ti, ni lo que habríamos sido de no ser por los dos. Primero, porque jamás te creerían. Pensarán que exageras, que se te fue la mano con la medicación, que nada ni nadie pudo haber sido tan verdad ni tan cierto. Te tomarán por loca, se reirán de tu pena y te empujarán a seguir, que es la forma que tienen los demás de hacernos olvidar.
Cuando sepas de mí, tú calla y sonríe, jamás preguntes qué tal. Si me fue mal, ya se ocuparán de que te llegue. Y con todo lujo de detalles. Ya verás. Poco a poco, irán naufragando restos de mi historia contra la orilla de tu nueva vida, pedazos de recuerdos varados en la única playa del mundo sobre la que ya nunca más saldrá el sol. Y si me fue bien, tampoco tardarás mucho en enterarte, no te preocupes. Intentarán ensombrecer tu alegría echando mis supuestos éxitos como alcohol para tus heridas, y no dudarán en arrojártelo a quemarropa. Pero de nuevo te vendrá todo como a destiempo, inconexo y mal.
Qué sabrán ellos de tu alegría. Yo, que la he tenido entre mis manos y que la pude tutear como quien tutea a la felicidad, quizás. Pero ellos... nah.
A lo que iba.
Nadie puede imaginar lo que sentirás cuando sepas de mí. Nadie puede ni debe, hazme caso. Sentirás el dolor de esa ecuación que creímos resuelta, por ser incapaz de despejarla hasta el final. Sentirás el incordio de esa pregunta que jamás supo cerrar su signo de interrogación. Sentirás un qué hubiera pasado si. Y sobre todo, sentirás que algo entre nosotros continuó creciendo incluso cuando nos separamos. Un algo tan grande como el vacío que dejamos al volver a ser dos. Un algo tan pequeño como el espacio que un sí le acaba siempre cediendo a un no.
Pero tú aguanta. Resiste. Hazte el favor. Háznoslo a los dos. Que no se te note. Que nadie descubra esos ojos tuyos subrayados con agua y sal.
Eso sí, cuando sepas de mí, intenta no dar portazo a mis recuerdos. Piensa que llevarán días, meses o puede que incluso años vagando y mendigando por ahí, abrazándose a cualquier excusa para poder pronunciarse, a la espera de que alguien los acogiese, los escuchase y les diese calor. Son aquellos recuerdos que fabricamos juntos, con las mismas manos con las que construimos un futuro que jamás fue, son esas anécdotas estúpidas que sólo nos hacen gracia a ti y a mí, escritas en un idioma que ya nadie practica, otra lengua muerta a manos de un paladar exquisito.
Dales cobijo. Préstales algo, cualquier cosa, aunque sólo sea tu atención.
Porque si algún día sabes de mí, eso significará muchas cosas. La primera, que por mucho que lo intenté, no me pude ir tan lejos de ti como yo quería. La segunda, que por mucho que lo deseaste, tú tampoco pudiste quedarte tan cerca de donde alguna vez fuimos feliz. Sí, feliz. La tercera, que tu mundo y el mío siguen con pronóstico estable dentro de la gravedad. Y la cuarta, -por hacer la lista finita-, que cualquier resta es en realidad una suma disfrazada de cero, una vuelta a cualquier sitio menos al lugar del que se partió.
Nada de todo esto debería turbar ni alterar tu existencia el día que sepas de mí. Nada de todo esto debería dejarte mal. Piensa que tú y yo pudimos con todo. Piensa que todo se pudo y todo se tuvo, hasta el final.
A partir de ahora, tú tranquila, que yo estaré bien. Me conformo con que algún día sepas de mí, me conformo con que alguien vuelva a morderte de alegría, me basta con saber que algún día mi nombre volverá a rozar tus oídos y a entornar tus labios. Esos que ahora abres ante cualquiera que cuente cosas sobre mí.
Por eso, cuando sepas de mí, no seas tonta y disimula.
Haz ver que me olvidas. Y me acabarás olvidando.
De verdad.


11 dic. 2013

Reflexiones.

-Te amo - dijo el principito

-Yo también te quiero - dijo la rosa.

-No es lo mismo - respondió él…

"Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía…Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.

Querer es esperar, es apegarse a las cosas y a las personas desde nuestras necesidades. Entonces, cuando no tenemos reciprocidad hay sufrimiento. Cuando el “bien” querido no nos corresponde, nos sentimos frustrados y decepcionados.

Si quiero a alguien, tengo expectativas, espero algo. Si la otra persona no me da lo que espero, sufro. El problema es que hay una mayor probabilidad de que la otra persona tenga otras motivaciones, pues todos somos muy diferentes. Cada ser humano es un universo. Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga motivaciones muy distintas. Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento desinteresado que nace en un donarse, es darse por completo desde el corazón. Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.

Cuando una persona dice que ha sufrido por amor, en realidad ha sufrido por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro.

Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar. Pero es cierto también que esta entrega, este darse, desinteresado, solo se da en el conocimiento. Solo podemos amar lo que conocemos, porque amar implica tirarse al vacío, confiar la vida y el alma. Y el alma no se indemniza. Y conocerse es justamente saber de vos, de tus alegrías, de tu paz, pero también de tus enojos, de tus luchas, de tu error. Porque el amor trasciende el enojo, la lucha, el error y no es solo para momentos de alegría.

Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía. Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.

Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí.

Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar.”

-Ya entendí - dijo la rosa.

-No lo entiendas, vívelo -dijo el principito





3 dic. 2013

Life


No creo en cánones, no creo en tópicos, no creo en el hombre ni en la mujer perfecta.
Creo que hay personas que aparecen en tu vida por algún motivo, creo que llegan en el momento perfecto y creo que se debe aprender todo lo que se pueda de ellas.
Creo en las miradas, creo en las sonrisas, creo en los sentimientos y creo en todo aquello que te haga sentir un poco mejor persona.

Creo en todo aquello que te hace feliz.

Y, desgraciadamente (?), sigo creyendo en amores incondicionales e inocentes.


7 feb. 2012

14 dic. 2011

Apatía permanente.

Horas pensando en nada.
O en todo.

No tener ganas ni de moverse un milímetro. Ni de hacer las cosas que más te gustan.
Ni de respirar o dormir.

¿Por qué?

10 may. 2011

Hemelas (:







Si por mí fuera preferiría subir tu vídeo bailando, que a tu lado, Ciara no es náaaah.

En fin; qué te puedo decir después de no habernos separado ni un minuto durante 4 días... estoy deseando volver a verte y escuchar tus hipos repentinos jajajajajajaja

Y de escuchar las quejas por las ojeras que tenemos, y de usar el tampón de clonar... y de ver cómo abres una lata, me doy la vuelta un nanosegundo y de repente la lata está vacía, y te pregunte... ¿Marina? ¿Dónde está el aquarius? y te señales la tripa y me descojone xD



Y de hablar de nuestras cosas en el jacuzzi hasta las 3 de la mañana U_U con la luz roja sexy y la blanca que te deja ciega jjajajajajajaja



¿Te imaginas que algún día podamos cumplir la apuesta que hicimos? ... madre mía xD que tiemble el mundo entonces...



Y de ir a entrenar y oírte decir... "joder, no voy a poder hacer nada, y ni me hables de planchas en muro" y de repente te subas y la hagas a dos manos. Te odio ¬¬



Y del esfuerzo que hiciste para enseñarme nuestro baile... que al principio no me salía nada y luego tampoco ajajajajajajaja... eres demasiado sexy U_U



Y también echo de menos maquillarte y que me maquilles, porque me hacías cosquillas, y abría los ojos y te veía con cara de empanada total y nos descojonábamos juntas un buen rato...



Por nuestros puentes de pena... jajajajajajajaja



Por aquel atardecer... :)






Y por todo lo que hemos vivido juntas :) Estoy deseando ir a verte de nuevo, hemela...
El destino no quería que me fuera, ¿te acuerdas? ... jajajajajajaja siento mucho las molestias que os ocasioné, que no fueron pocas U_U espero que cuando vuelva a verte no pase nada por el estilo, porque si no me da algo y te dejo en la ruina jajajajajjaja

Gracias por todo...


¡TE QUIERO!







27 abr. 2011

...


El clavo que sobresale es el que más golpes recibe...




5 may. 2010

Parkour / ADD (Arte del Desplazamiento)


El parkour (también conocido como Arte del desplazamiento y Free Running) es una disciplina/filosofía nacida en Lisses (Francia) a principios de los 90.
Su principal creador fue Raymond Belle Lute, antiguo militar de alto rango, miembro de una tropa llamada Da Lat, en Indochina Francesa y después bombero en París.
En el ejército le enseñaron el llamado “Método Natural” creado por Georges Hébert. Éste método consiste en realizar un entrenamiento completo compuesto de varios ejercicios: saltos, carreras, natación, equilibrio, fuerza, escalada, flexibilidad, etc; utilizando solamente el propio cuerpo de forma natural e instintiva.
El lema principal del Método Natural (que más tarde ha sido aplicado al parkour) dice: “Ser fuerte para ser útil (Être fort pour être utile).”
Raymond Belle Lute quiso transmitir sus conocimientos en este área a su hijo, David Belle, y desde que fue pequeño le educó y entrenó (primero como un juego y más tarde como algo más serio) en el entonces moderno entorno urbano que era Lisses, Evry, una ciudad del extrarradio de París. David lo adaptó a su día a día, a la ciudad en la que vivía, lo compartió con los jóvenes que tan generosamente albergaba la joven Lisses y creó su propio lema: “Ser y Durar (Être et durer).”
Hoy día, David Belle es muy conocido en el mundo del parkour y también, aunque algo menos, entre la gente de a pie, ya que ha protagonizado varias películas y ha protagonizado numerosos reportajes, documentales y entrevistas.

El Parkour, tal y como lo conocemos actualmente, se define habitualmente como un deporte urbano que consiste en ir de un punto A hasta un punto B definiendo una línea lo más recta posible, valiéndote únicamente de tu cuerpo sin importar los obstáculos que encuentres en tu camino. Sin embargo, ésta definición de diccionario se ajusta poco a la realidad que viven los practicantes de la disciplina; habitualmente prefieren definirlo como una actividad natural que requiere un elevado esfuerzo para mejorarse a uno mismo día a día con el objetivo de llegar a ser una persona fuerte, en todos los sentidos.
En efecto el Parkour es una disciplina que requiere mucha madurez mental y preparación física para evitar lesiones y riesgos. Es necesario mantener un buen acondicionamiento físico para que el cuerpo de quien lo practica no sufra ningún daño y pueda recepcionar y amortiguar todos los movimientos sin ninguna dificultad; además, la preparación física es algo vital para poder crecer y progresar en esta disciplina.
También es destacable la parte filosófica que supone practicar este deporte, ya que de alguna forma promueve valores como la amistad, la ayuda a los demás, el respeto, la auto motivación, la constancia y la valentía, el autoestima y el autoconocimiento y, sobre todo, el amor por el esfuerzo, que tanto parece que en el mundo contemporáneo se están perdiendo.
Los Traceur y Traceuses (practicantes de Parkour) tratan de aplicar a su vida cotidiana estos valores, y poco a poco se ven cada vez más practicantes involucrados en movimientos benéficos, agrupaciones de enseñanza y talleres de entrenamiento.
Es una forma de moverse diferente a la que estamos acostumbrados a ver. No somos mejores ni peores, simplemente diferentes. En el corazón de todo el mundo están las ansias de volar, desde que el hombre es hombre... Nosotros solo arañamos la superficie de lo imposible para arrancar un pedazo de ese premio que es la libertad.”

El Parkour está en las calles: No existen reglas ni competición, tampoco lugares determinados ni movimientos establecidos; es una disciplina única, propia y personal que cada uno interpreta libremente. Es libertad.
Desde aquí, quiero animar a todas las chicas a las que les guste el deporte a que se apunten a venir cada sábado a Azca (Nuevos Ministerios; línea 6, 8 y 10 de metro y Cercanías Renfe); 10.30 de la mañana hasta la hora de comer (aunque por la tarde también se suele entrenar, pero no en lugares concretos).
¡Espero que el número de mujeres que practiquen esta disciplina vaya creciendo cada día un poco más!
¡Ánimo!







Fotos por Alejandro Juarez Pampliega (www.pamp.es)

28 abr. 2010

^^

Hola!

Abro este blog para escribir un poco de todas las cosas/tonterías/patochadas que se me ocurran.

Espero hacer un blog variado; intentaré hacer artículos de opinión, hablaré de películas, música, ciencia, curiosidades... e intentaré ir subiendo archivos como series/películas/programas, etc.

Y a ver si no cae en el olvido y soy capaz de llevarlo al día!

Un saludo a todos

y... ¡¡¡cuidado con los LEGO!!!